sábado, 3 de marzo de 2018

Los aforismos: Esa verdad escondida

Los aforismos tienen esa cualidad que pocas cosas nos dan en la vida, tienen la facultad de iluminarnos en distintos momentos, son como asteroides lejanos que se acercan, se alejan, nos iluminan y luego se van o permanecen en uno según la necesidad.

Un buen aforismo emana luz como lo hace una estrella lejana, sin precisar de nada ni de nadie, da constantemente su luz, está ahí, para ser descubierto por quien lo necesite. Ese es el milagroso poder que tiene un aforismo, guarda su luz para quien la necesita.

A la vez, los aforismos, conservan un néctar concentrado que obliga al lector a hurgar una y otra vez en él para sustraer su verdadero significado, esa verdad escondida que estamos buscando y que, cuando aparece, pareciera irradiarnos.

Los aforismos, perlas que vienen de las profundidades, son verdades ocultas que emergen cuando el lector las precisa, son como flores que se abren en la oscuridad. Como bien lo definió Mario Benedetti - en referencia a los aforismos del poeta Alejandro Lanús - "son en el néctar de la poesía."

Hay unos Umbrales, que son como aforismos, o mejor dicho, hay unos aforismos que son como Umbrales que nos llevan a todas las direcciones posibles. Me refiero a los poderosos aforismos de Alejandro Lanús, se los recomiendo, si lo que deseas es que algunos aforismos iluminen, como estrellas, tu camino.

Aforismos

No hay comentarios:

Publicar un comentario