miércoles, 24 de junio de 2020

Aforismos de la física cuántica

Estamos en un tiempo donde las redes sociales cambiaron la forma en la que se asimila la información. El poder del aceleramiento del tiempo ha creado un nuevo lenguaje de la síntesis, en la que parece no existir la paciencia por lo extenso.

Nuestra cultura se ajusta al tiempo efímero en que la lectura de la realidad se centra en el instante que secuencia el momento. En estos tiempos, todo pasa rápido, la literatura se obliga a reorientarse al tiempo de las redes virtuales en las que la atención del lector fluye al ritmo de la información; tiempo sin tiempo en el que las neurociencias nos demuestran como el cerebro humano contemporáneo evoluciona hacia la rapidez de la síntesis como respuesta asimilativa al aceleramiento de los aconteceres de la realidad.

El mundo de la realidad virtual nos confunde en la nebulosa de la física, en la que la irrealidad es determinante a la hora de conformar la realidad. La literatura en su natural resistencia a los cambios de la velocidad que propone los ritmos de la contemporaneidad, aporta un viejo recurso reflexivo de escritura, el cual mágicamente parece concebido para estos tiempos sin tiempo: el aforismo.

El aforismo podría definirse como el sentido literario de la síntesis, un recurso de verdades profundas expresadas desde la simpleza de lo breve. Umbrales justamente es una puerta a la dimensión de lo sutil, a declaraciones que expresan principios de la vida; la filosofía que desentraña en la simpleza y el resumen, complejas verdades de la existencia. Su autor es un escritor y poeta argentino que se ha posicionado como un referente del género, alguien que supo interpretar las lecturas del tiempo y de los acontecimientos de lo efímero que revela el orden implícito de lo permanente.

No existe nada más difícil que el arte del resumen de la complejidad en la síntesis; una espiral fractal que en total respeto por la proporción, implosiona en un resumen de la realidad misma, desde lo macro a lo micro, manteniendo el sentido de la expresión en un punto de singularidad. Como escritor, podríamos especular, que asumió naturalmente el rol de un científico teórico cuántico, quien busca con la filosofía desentrañar los secretos invisibles de la ciencia. En esa búsqueda surge Umbrales, una expresión de la ciencia literaria, esencia misma de la realidad que subyace en lo efímero de la creación.

La obra de este escritor, puede describirse como revelaciones simples que desentrañan lo complejo de la vida, un estado cuántico de las cosas que expresan un estado de incertidumbre literaria que desestructura la racionalidad filosófica clásica. Umbrales es una obra que encierra realidades invisibles, como una partitura, la melodía no interpretada que esconde su música en un papel.

Así invita al lector a adentrarse en un laberinto sinfónico, quien se convierte entonces, en el músico que desenvuelve con su interpretación, la música de la vida contenida en los aforismos  que penetran en la profundidad filosófica del alma. Su lectura produce frecuencias, vibraciones que resuenan en la conciencia del lector, la lectura de la realidad. Un mensaje directo a descifrar una serie de verdades profundas.

Aforismos cuánticos

Cuando creo ser mi sostén veo al cosmos sostenido por un hilo.
El no hacer, que es mi hacer, hace todo.
Todo está́ dentro de uno, hasta el espacio más remoto.
Nada tiene fin ni finalidad. Pero todo se repite, invariablemente.






Nota escrita por Brad Hunter.



No hay comentarios:

Publicar un comentario